Tipos de Ayuno

Existen diferentes tipos de ayuno. El que usted elija es entre usted y Dios. El honrara su mejor esfuerzo!

COMPLETO

Beber solo líquidos (usted establece el numero de días).

DANIEL

No comer nada de carne, no dulces y no comer pan. Beber agua y jugos,  y comer frutas y vegetales. 

3-DIAS

Este puede ser una combinación de cualquier tipo por tres días. 

PARCIAL

Una comida o dos por el día. Utilizando cualquier tipo de ayuno. También puede abstenerse de algo especifico. Ejemplo: no tomar coca cola, cafe, ver TV, etc.

SEXUAL: 1 Corintios 7:3-6

1 El esposo debe satisfacer las necesidades sexuales de su esposa, y la esposa debe satisfacer las necesidades sexuales de su marido. 4 La esposa le da la autoridad sobre su cuerpo a su marido, y el esposo le da la autoridad sobre su cuerpo a su esposa.

5 No se priven el uno al otro de tener relaciones sexuales, a menos que los dos estén de acuerdo en abstenerse de la intimidad sexual por un tiempo limitado para entregarse más de lleno a la oración. Después deberán volverse a juntar, a fin de que Satanás no pueda tentarlos por la falta de control propio. 6 Eso les digo a modo de concesión, no como un mandato.

 

TEXTOS EN REFERENCIA AL AYUNO: Mateo 6:16-18, Mateo 9:14-15, Lucas 18:9-14

INTEGRANDO ORACION CON EL AYUNO: 1 Samuel 1:6-8, 17-18, Nehemia 1:4, Daniel 9:3, 20, Joel 2:12, Lucas 2:37, Hechos 10:30,Acts 13:2

AYUNO CORPORATIVO: 1 Samuel 7:5-6, Esdras 8:21-23, Nehemia 9:1-3, Joel 2:15-16, Jonas 3:5-10, Hechos 27:33-37

 

Aunque no esta mencionado en la Biblia, Cristianos ayunan también ciertas actividades. Algunos ayunan TV, películas, entretenimiento simplemente para darse mas an oración.  Acuerde que lo mas importante es la actitud de corazón humilde y entregada al cual Dios responde. (Isaias 58, Jeremías 14:12, 1 Corintios 8:8). Dios bendiga tu esfuerzos!

Encontrando ese Lugar. -Pastor Karina San Martin

La presencia de Dios es el lugar más dulce en el que nos podemos encontrar en la vida. No me refiero solamente a escuchar un mensaje buenísimo, o a «sentirla» durante la adoración en el servicio de la iglesia o en una conferencia. Me refiero a estar en ese momento totalmente privado e íntimo en el que sólo existe uno y Dios. Tal vez ya haya estado ahí, o tal vez no. Lo interesante de Dios es que él siempre está listo y disponible para todos nosotros, sin importar el trasfondo del que vengamos o del «nivel» de relación que uno tenga con él.  Pero él está ESPERANDO… esperando a que usted y yo nos acerquemos a él.  Busque el tiempo…no: HAGA tiempo para estar totalmente a solas con Dios. Ponga música que le lleve más hacia él; apague el teléfono; cierre los ojos y escuche su voz. Yo le garantizo que regresará a buscar más. ESTE es el lugar en el que nuestra relación con él se hace real.

Criar...y Guiar: Pastor John Arana

Yo creo y he experimentado que nuestro don, temperamento y talentos es lo que Dios ha colocado dentro de nosotros para impartirlos a nuestros hijos y a los demás. Cuando la gente se encuentra con nosotros, lo que les va a bendecir es el don de Dios operando en nosotros y a través de nosotros. Todos hemos sido diseñados para completar y complementar a otros en nuestro trato con ellos. Nosotros no somos responsables por todos, pero somos bendecidos cuando impartimos en ellos el don que hemos recibido. La ausencia de esta impartición puede causar un vacío en el desarrollo de nuestros hijos, de nuestras familias y de nuestros discípulos, y las consecuencias se comparan al vacío que dejamos cuando nos alejamos. ¡Si lo tenemos es porque nuestros hijos lo van a necesitar! Lo más probable es que sean diferentes a nosotros, pero ese es precisamente el punto de Dios. Las diferencias producen término cuando cooperamos los unos con los otros. 

 

Lo que hay dentro de nosotros, dado por Dios, es lo que nuestros hijos y nuestra familia necesitan para que haya plenitud. Nosotros tenemos lo que ellos necesitan y ellos tienen lo que nosotros necesitamos. Ello se convierte en una relación complementaria que es mutuamente beneficiosa para obtener plenitud. Cada niño y cada persona tiene sus propios dones. Lo que necesitan de nosotros, padres o líderes, es que impartamos para completarlos. Si nos negamos a impartir en ellos de forma orgánica, eso hará que no haya plenitud. Nosotros tenemos el privilegio de impartir en nuestros hijos y en los demás para traer plenitud y para facilitar el destino. Dé con amor lo que sele ha dado a usted. Usted ha recibido de gracia, ¡Dé de gracia!